Esta página web utiliza cookies. Al continuar navegando por ella, usted acepta el uso de cookies.
Home > Entorno

Entorno
Hotel Pedro I de Aragón

Este es un pequeño resumen de lo que podrán encontrar en nuestra provincia. Enclaves muchos de ellos muy cercanos a Huesca que podrán visitar utilizando como campo base el Hotel Pedro I de Aragón ****. Existen muchos otros atractivos naturales, monumentales y gastronómicos de los cuales estaremos encantados de informares a la hora de hacer su reserva o una vez ya llegados a nuestro hotel. El Alto Aragón les espera. Una tierra histórica alejada de las grandes masificaciones y perfecta para viajar con tranquilidad, donde encontrarán planes para todos los gustos, edades y para cualquier época del año. ¡Bienvenidos!

Alquézar

Precioso pueblo medieval incluido en la red de “Los pueblos más bonitos de España”. La villa de Alquézar se encuentra en la comarca del Somontano, rodeada de campos de olivos, almendros y viñedos, en pleno Prepirineo y a las puertas del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara, el espacio natural protegido más extenso de todo Aragón. 

El pueblo posee un casco urbano excelentemente conservado y muy bellos ejemplos de arquitectura popular tradicional. A destacar la magnífica colegiata, ubicada en la parte más alta de Alquézar, cuyo origen se remonta al castillo musulmán que dominaba esta zona allá por el siglo IX. Su visita es imprescindible, ya que todavía conserva gran parte de la muralla y sus torreones y posee el único claustro de todo Aragón que tiene sus 4 lienzos decorados con pinturas. El recorrido de las pasarelas que surcan los barrancos del río Vero y las excelentes propuestas gastronómicas que ofrecen los restaurantes de Alquézar complementan el impresionante patrimonio de esta villa altoaragonesa.

Aínsa

Impresionante pueblo pirenaico situado a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido e incluido también en la red de “Los pueblos más bonitos de España”. Capital del histórico Condado de Sobrarbe y germen del Reino de Aragón, el impresionante patrimonio monumental de esta villa atestigua su importancia histórica a lo largo de los siglos. 

El castillo, la iglesia con su cripta y su claustro, la maravillosa plaza porticada, los baños judíos y las casas de piedra y tejados de pizarra les harán viajar en el tiempo. Sede de multitud de eventos y ferias, Aínsa es un plan ideal para todos los gustos y para cualquier época del año. Muy recomendable visitar también la cercana villa de Boltaña, admirar su impresionante plaza mayor y pasear por su casco histórico. Avanzando unos kilómetros más podrán visitar el despoblado de Jánovas, sin lugar a dudas impactante, y continuar el recorrido a orillas del río Ara disfrutando de la belleza natural de este valle.

Jaca

La primera capital de Aragón. Su imponente catedral románica rivaliza en antigüedad con la de Santiago de Compostela, y es también un importante lugar de paso para los peregrinos del Camino. No dejen de visitar el magnífico Museo Diocesano, considerado como uno de los mejores museos de arte románico de toda Europa. La impresionante Ciudadela, también conocida como el Castillo de San Pedro, es una de las mejor conservadas de nuestro continente y da fe de la importancia militar que ha tenido Jaca a lo largo de la historia. Vayan también hasta el cercano Fuerte de Rapitán y disfrutarán de una maravillosa panorámica de Jaca a los pies de la Peña Oroel, montaña emblemática de la Jacetania. Para reponer fuerzas, nada mejor que degustar las joyas gastronómicas que elaboran los bares, restaurantes y pastelerías que pueblan las callejuelas del centro.

Los Mayos de Riglos

Impresionantes formaciones geológicas catalogadas como Monumento Natural de Aragón. Un paraje singular que da cobijo a una de las colonias de buitres más importantes de Europa, además de ser una de las catedrales de la escalada en España. Admiren la majestuosidad de estas montañas desde cualquiera de las sinuosas callejuelas de Riglos, anímense a realizar la ruta circular que llega hasta la cumbre de las mismas o diríjanse hasta el Mirador de los Buitres y disfruten de una espectacular panorámica del paisaje que dominan los mallos.

La iglesia de Santiago de Agüero

Una joya del románico del siglo XII y uno de los monumentos más curiosos y enigmáticos del Alto Aragón, permanece escondida entre pinares y sobre una loma a escasos 2 kilómetros del pueblo de Agüero. Una delicia para los amantes del románico, puesto que aquí trabajó el Maestro de San Juan de la Peña

La historia sobre el motivo de su construcción y la razón de su terminación apresurada no es clara, puesto que existen diversas teorías. Las diferentes hipótesis son además alimentadas por multitud de pequeños detalles, curiosidades y señales que nos brindan las paredes de este templo. ¿Se animan a indagar en su historia? Por cierto, no se les olvide visitar el pueblo, porque al igual que Riglos, Agüero también está protegido por sus propios mallos y les ofrecerá una postal preciosa.

El Castillo de Loarre

Más de 1000 años de historia, Monumento Nacional desde 1906 y considerado como el mejor castillo románico de todo el mundo. Pocas palabras más hacen falta para demostrar lo que guarda esta fortaleza, una visita sin duda imprescindible en su recorrido por el Alto Aragón. Su muralla, sus torreones, sus almenas y sus ventanas saeteras les trasladarán a una época de batallas medievales.

En el interior de la fortaleza, les sorprenderá la majestuosidad de la Iglesia de San Pedro, cuya cúpula en aquella época no tenía comparación alguna en toda la Península Ibérica. Construido a más de 1000 metros de altitud y a las faldas de las sierras prepirenaicas, asomarse por cualquiera de sus torres les permitirá disfrutar de unas vistas sobrecogedoras.

Monasterio "viejo" de San Juan de la Peña

Uno de los monasterios románicos más importantes de toda España y considerado como la cuna del Reino de Aragón. Su ubicación es uno de sus mayores atractivos, ya que se encuentra construido al abrigo del bosque e incrustado bajo la roca de la montaña. Su claustro guarda una de las mejores colecciones de capiteles historiados dentro del románico español y el monasterio es además Panteón Real de Aragón, puesto que entre sus paredes descansan los restos de los reyes aragoneses Ramiro I, Sancho Ramírez y Pedro I. Si visitan San Juan de la Peña, no dejen de lado Santa Cruz de la Serós, un precioso pueblo pirenaico con dos bellos templos románicos y estrechamente vinculado históricamente al monasterio.

La estación internacional de Canfranc

Una majestuosa obra enclavada entre montañas a escasos metros de la frontera con Francia. En el momento de su inauguración en 1928, a la que asistieron Alfonso XIII y el presidente de la República Francesa, la estación de Canfranc era la segunda más grande de toda Europa.

La inmensidad del edificio es comparable a la cantidad de historias y misterios que guardan sus paredes, ya que esta estación vio pasar por sus andenes durante la Segunda Guerra Mundial toneladas de oro expoliado en Europa, wolframio destinado a la maquinaria de guerra nazi, refugiados judíos, espías aliados y miembros de la Gestapo. Un lugar que no les dejará indiferentes.

Las iglesias de Serrablo

Una colección de templos románicos, muchos de ellos con 1000 años de historia, prácticamente única en toda Europa. Esparcidas por diversos enclaves de la comarca pirenaica del Alto Gállego, estas iglesias aúnan curiosos elementos decorativos y arquitectónicos, heredados algunos de ellos de los mozárabes, con parajes naturales y núcleos rurales de gran belleza y autenticidad. A destacar los interesantes y bellos ejemplos de Lárrede, Lasieso, San Bartolomé de Gavín, San Juan de Busa y Susín.

Torla

Precioso pueblo pirenaico situado a las puertas del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, rodeado de un entorno natural de gran belleza. Es emblemática la postal de la iglesia de Torla escoltada por el imponente macizo de Mondarruego, emblema de Ordesa. El pueblo conserva un magnífico casco histórico repleto de bellos ejemplos de arquitectura popular del Pirineo y numerosos establecimientos donde degustar la gastronomía montañesa. Recomendamos llegar atravesando el Puerto de Cotefablo, impresionante en otoño, y a la vuelta parar en Broto, con la majestuosa cascada de Sorrosal y en Asín de Broto, para admirar su impresionante esconjuradero.

Roda de Isábena

Situado en los dominios del histórico Condado de Ribagorza, el territorio más oriental del Pirineo aragonés, este pueblo perteneciente a la red de “Los pueblos más bonitos de España” destaca por ser el más pequeño de España con sede catedralicia. Su catedral románica destaca por su magnífico claustro repleto de laudas funerarias y sus criptas, en las cuales se conservan reliquias de diversos santos.

El entramado de callejuelas del pueblo ofrece interesantes ejemplos de arquitectura popular y al estar construido en una posición estratégica sobre lo alto de un promontorio, les deleitará con unas vistas espectaculares.